Ebrio conductor hijo de prepotente familia de San Juan de Abajo casi se mata

* El padre del joven que en estado ebriedad chocó contra una caseta de parada de camión en San Juan de Abajo, casi le pega un golpe a esta reportera cuando estaba recabando información gráfica de los hechos. Se trata de la familia López Barba a quienes hasta la policía les tienen miedo. En su nariz golpearon a otro reportero y no intervinieron

Por Paty Aguilar

“Ustedes viven del dolor ajeno” dijo a esta reportera el gorilon padre del joven, David López Godinez, de 19 años de edad, que en estado de ebriedad chocó el vehiculo que conducía contra una caseta de parada de camión ubicada en el Mirador, antes de entrar a San Juan de Abajo. Con él iba una señorita de 17 años de edad, que también salió lesionada. El joven quedó prensado con las piernas quebradas y golpes contusos en su cuerpo. Los hechos se registraron 10 minutos antes de las seis de la mañana de este domingo 18 de abril 2010.
Con el joven herido de gravedad, los familiares tuvieron tiempo de pelearse con los reporteros, olvidándose también totalmente de la chica menor de edad que estaba siendo atendida por paramédicos de Protección Civil y de la Cruz Roja.
Bien dice el gobernador Ney González Sánchez; en nuestro estado no necesitamos soldados, ni policías, lo que necesitamos son padres de familia responsables. Este joven de tan solo 19 años y su acompañante de 17 en un carro compacto, que de seguro no lo compró con su dinero, sino con el de su padre, se dirigían a su casa luego de andar de juerga casi a las 6 de la mañana. Pues que tipo de padres tienen estos jóvenes.
Nosotros lo comprobamos en carne propia, al menos el padre del conductor que intentó obstruir mi trabajo, pero como lo enfrenté, salió a relucir su ridículo machismo tratando de intimidarme, a punto estuvo de soltarme un golpe cuando le faltaron argumentos para discutir conmigo. Entupidamente me dijo “Ustedes viven del dolor ajeno”, entre otras lindezas, pero por supuesto que escuchó mi boca, porque tengo la capacidad de lidiar con este tipo de machos, por supuesto, con argumentos, no con golpes.
O sea este señor López Barba, quería impunidad para su hijo, que nadie supiera los delitos que cometió contra el reglamento de tránsito al conducir en estado de gravedad que en Nayarit es delito grave. Asimismo los daños que ocasionó al ayuntamiento cuando el carro se estampó contra el muro de la parada de camiones que casi lo derrumba. Las lesiones que ocasionó a la menor de edad. Amén de toda la movilización que se hizo de los equipos de rescate para salvarle la vida a su sobreprotegido hijo que no tiene la culpa de haber nacido en el seno de esta familia solapadota y alcahueta que pone en riesgo la vida de sus propios hijos y los demás con sus desmanes creyendo que ellos pueden hacer lo que se les venga en gana sin que nadie ose molestarlos.
Pues están muy equivocados y es mejor que corrijan su forma de vivir entre la sociedad de San Juan de Abajo y el resto del municipio y por supuesto, si algo me llegase a suceder, que de manera cobarde esta familia me agrediera o me matara, porque se que tienen antecedentes de esta naturaleza, informo a las autoridades correspondientes que ellos serán los principales sospechosos. Pos supuesto que Dios me tenga en su santo seno, a El me encomiendo y a mi santa Madre, que me enseñó a vivir con valores, con dignidad, pero también me enseñó a defenderme de este tipo de gente.
Cabe mencionar, que Ulises López Contreras, de aproximadamente 26 años de edad, primo del lesionado, hijo al parecer del director de Desarrollo Rural Municipal, Javier López Barba, que también estuvo presente en el lugar del accidente y se enfrentó a mi persona, golpeó a otro compañero reportero, José Manuel Cervantes, a quien le propino cobardemente un puñetazo en la cara tras lanzarle palabras altisonantes y amenazas, las cuales, si puede ser capaz de cumplirlas, ya que se tiene conocimiento de que uno de sus hermanos anda huyendo por homicidio. Es por ello, que esta familia es temida en San Juan de Abajo, sin embargo, nuestro trabajo es informar y lo debemos de hacer con honor y responsabilidad, como hasta la fecha esta reportera lo ha hecho.