Mexicanos devuelven esplendor de la Tumba Tebana 39, en Egipto

0
50
views

Arqueólogos y restauradores mexicanos, en colaboración con el Consejo de Antigüedades de Egipto, han logrado consolidar 60% de los muros de la Tumba Tebana 39, perteneciente a Pui-Em-Re, segundo sacerdote del dios Amón, en el Valle de los Nobles, al oeste de la antigua ciudad de Tebas, hoy Luxor, Egipto.

La cámara, construida hace más de tres mil años y cavada directamente en la piedra, comienza a recobrar su esplendor con el trabajo de los especialistas, quienes hasta ahora han logrado consolidar la entrada de la tumba y reubicar 200 fragmentos de los murales y textos jeroglíficos que resguardaba en sus paredes.

Esos textos, explicó la arqueóloga Gabriela Arrache, líder de esta expedición mexicana en Egipto, comienzan a ser descifrados por el epigrafista Michael Bergeer del Instituto de Estudios Orientales de Chicago. Entre estos, destaca un mural ubicado en la cámara norte, que contiene los Textos de las Pirámides, que son rezos con los cuales, según las creencias egipcias, se aseguraba la resurrección y la vida eterna.

“Hablan de lo que esperan poder obtener cuando se iban a la otra vida. Lo que hacen estos textos es pedir a los dioses que nunca les falte lo que necesitan en el más allá”, explicó Arrache, durante la presentación de los avances de este proyecto en el que participan investigadores de la Universidad del Valle de México (UVM) y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

La tumba, dedicada a Pui-Em-Re, principal impulsor de la construcción del templo dedicado a la reina Hatshepsut, en Deir el Bahari, está integrada, en el exterior, por un patio con un pórtico, y en el interior, por un corredor que da acceso a tres cámaras. Además, fue cavada directamente en la piedra de la montaña.

Esta tumba, aseguró la arqueóloga, es excepcional desde el punto de vista artístico e histórico. “No sabemos qué pasó con la reina Hatshepsut, ese cambio de la reina a Tutmosis III es un misterio, pero tenemos a este hombre que trabajó para los dos y está poniendo la historia de su vida, esto puede dar mucha luz sobre lo qué pasó en esa época”, comentó.

Pui-Em-Re, según la arqueóloga, era el tercero en importancia en el momento de mayor gloria del imperio Egipto, pues además de ser el segundo sacerdote del dios Amón e impulsor de la construcción de la tumba de la reina Hatshepsut, ostentaba el título de “Padre del dios”, que correspondía ser el tutor del heredero de la corona.

“Tiene más de 17 títulos mobiliarios”, dijo Arrache, quien asegura que las pinturas de esta tumba podrían ofrecer información sobre la vida de este personaje, sus subordinados y las actividades que se realizaban en esa época.

“Es un rompecabezas grande, por eso tenemos la ilusión de aportar algo a la historia de Egipto”, destacó la especialista, quien asegura que la tumba podría ser abierta al público en los próximos cuatro años, una vez concluidos los trabajos de restauración. “La idea es abrirlo al público para que se conozca más sobre este personaje y, sobre todo, de la época”, dijo.

En la última temporada de trabajo, los arqueólogos lograron recuperar algunos objetos, como un martillo de madera y un cono funerario, los cuales se suman a una serie de figuras de madera en forma humana (ushabits) hallados en las temporadas anteriores y que actualmente se encuentran registrados en el libro de hallazgos mexicanos, creado por el Consejo de Antigüedades de Egipto.

La Tumba Tebana 39 fue descubierta en 1882, 40 años después fue reabierta por el egiptólogo Norman de Garies Davies, quien la fotografió y trazó algunos planos. En diferentes épocas, la tumba fue saqueada. Hoy, sólo se conserva parte de la estructura y cientos de fragmentos de murales y relieves:

“Hemos encontrado 13 pozos de saqueo, dos de ellos iban a las cámaras funerarias de él y de su esposa, no queda absolutamente nada. Hay pedazos de sarcófago, pero ni siquiera podemos estar seguros de que realmente sean los originales”, comentó Gabriela Arrache.